Sobre la Osteopatía

Definir de forma categórica que es la Osteopatía siempre ha supuesto una dificultad a quienes lo han intentado y son diversas las definiciones que habitualmente se usan y todas ellas normalmente parten de los principios osteopáticos que formuló el Dr Still a finales del siglo XIX. Aunque en su esencia estos principios siguen siendo perfectamente válidos, a menudo se hecha de menos una visión o interpretación contemporánea de estos, un siglo después de que fueron formulados. A continuación se ofrece una descripción del concepto osteopático bajo una perspectiva personal. Dicha explicación, es fruto de la reflexión sobre los principios, experiencias personales en la práctica clínica con los pacientes y la inquietud de encontrar una fórmula actualizada de hacer entender a los demás que es lo que un osteópata hace.

Wikipedia define medicina como “La ciencia dedicada al estudio de la vida, la salud, las enfermedades y la muerte del ser humano, e implica el arte de ejercer tal conocimiento técnico para el mantenimiento y recuperación de la salud, aplicándolo al diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades”. Bajo mi punto de vista, si a esta definición se le añadiera “a través del abordaje manual”, obtendríamos una excelente definición de que es la Osteopatía. Por este motivo, cada vez más me inclino por el uso del término medicina manual en la búsqueda de una definición más exacta. No obstante este término incluye todas aquellas disciplinas sanitarias que utilizan las manos como herramienta terapéutica. Qué de particular tiene la Osteopatía dentro de las llamadas medicinas manuales?

Como ya postuló el Dr Still, el aspecto fundamental reside en poner el foco del abordaje terapéutico en la salud y no en la enfermedad o en la disfunción. El Osteópata persigue en todo momento entender como el organismo se organiza para permanecer saludable y su objetivo es ayudarle a conseguirlo. Todo ello bajo el precepto de que la salud no es un estado, sino un ajuste dinámico del equilibrio, que fluctúa constantemente,  estableciendo en el organismo adaptaciones y compensaciones que le permitan mantenerse homeostático. El Osteópata busca en sus pacientes comprender y leer la estrategia adaptativa (lesión total osteopática HH Fryette) que el organismo está desarrollando frente al elemento o elementos perturbadores que lo desequilibran (Alostasis o carga alostática). Dichos elementos pueden ser multifactoriales y incluyen todas aquellas alteraciones (disfunciones) de la salud. Son por lo tanto elementos físicos, químicos, emocionales, ambientales, hereditarios, sociales…etc.

Analizar al paciente bajo esta perspectiva obliga a tener una visión holística de este, es decir, entender que el todo no puede ser explicado por la suma de las partes por sí solas o, dicho de otra manera, que la clínica que el paciente nos presenta, es la historia de sus disfunciones y de los intentos del cuerpo para combatirlas con más o menos éxito. Todo ello implica estudiar al cuerpo humano de una manera interrelacionada y no por sistemas como es habitual en los estudios de medicina y hacen de la observación y la exploración clínica un proceso complejo en el cual el osteópata emplea mucho tiempo. La salud del paciente se mantendrá a través del cambio y dicho cambio, implicará al conjunto, más allá del sistema que se vea afectado en ese momento o el que nos manifiesta los síntomas.

En todas las definiciones sobre la Osteopatía aparece el axioma también formulado por el Dr Still “La estructura gobierna la función” como piedra angular del abordaje clínico osteopático. Este axioma nos explica la importancia de la relación anatomo-fisiológica en los tejidos humanos los cuales necesitan estructurar-se de una determinada manera para desarrollar con éxito su función. El estudio de la anatomía y sus relaciones es fundamental para el osteópata y este sobreviene especialmente relevante cuando se hace bajo la perspectiva de la funcionalidad de aquel tejido, sistema o estructura corporal. Bajo este prisma, el osteópata explora y trata manualmente la anatomía del paciente, buscando una mejor relación con aquellas estructuras y tejidos que permitirán restaurar la funcionalidad pérdida y con ello, la mejora de los síntomas. Uno de los principales objetivos en conseguir esta buena relación anatómica consiste en “proveer de movilidad” dichas estructuras, especialmente cuando se trabaja sobre articulaciones, suturas, órganos, aponeurosis y tejidos de sostén

No obstante, la integridad anatómica y la función fisiológica precisa enormemente de una red de suministro metabólico, vascular, neurológico, inmunológico y endocrino para su óptimo rendimiento homeostático. E aquí otro de los pilares fundamentales sobre los que se aposenta el abordaje osteopático. Sea cual sea la interferencia que impida a estos elementos dotar a los tejidos de su funcionalidad ocasionará al organismo la necesidad de adaptarse en busca de un nuevo equilibrio. Así que el abordaje osteopático al paciente, combina la búsqueda de las correctas relaciones biomecánicas entre estructuras y sistemas corporales, junto con la optimización del aporte vascular y neurológico a estas. En multitud de ocasiones, estos dos objetivos convergen, cuando són las disfunciones biomecánicas causa implicada en la interferencia en el flujo fluídico o neurológico. Una vez más, la exploración y tratamiento de estas disfunciones, debe abordar el conjunto del organismo a partir de la interpretación que se haga de la historia clínica y de los signos y síntomas que el paciente presenta

La Osteopatía es una terapéutica poco intervencionista en el sentido que no busca la “curación” al mal que padece el paciente sino que ayuda al propio organismo a que desempeñe su potencial inherente de restauración de salud. Para ello, y como se ha descrito anteriormente, los tejidos precisan de una funcionalidad concreta la cual no siempre es posible restaurar vía manual. Como cualquier medicina, la Osteopatía tiene limitaciones y aunque a veces se le otorga unas capacidades casi infinitas es importante saber cuales son las indicaciones, cuales las contraindicaciones y cuando el tratamiento es más exitoso con la suma de la acción de otro/s professional/les.

De forma ideal el Osteópata busca comprender y hallar la disfunción o disfunciones que han creado el patrón lesional y presentación del paciente (lesión primaria). Desde un punto de vista purista, el tratamiento se debe focalizar allí, tratar de resolver dichas disfunciones y con ello deben resolverse las adaptaciones y compensaciones que han provocado la fatiga del sistema y la aparición de la clínica. No obstante existen varias situaciones en que el clásico “Find it, fix it and live it alone” no es aplicable o no suficiente. A menudo el origen del patrón del paciente se halla en una lesión irreparable del tejido tal como una cirugía, una alteración congénita o un proceso degenerativo avanzado. En otras ocasiones, el paciente lleva tanto tiempo con un patrón adaptativo concreto que las propias adaptaciones (en principio reversibles) son disfunciones en si mismas que crean clínica y nuevas alteraciones. En estos casos el objetivo del osteópata varia ligeramente aunque mantiene intactos los principios terapéuticos. En estos casos, cuando la resolución de la lesión primaria es inalcanzable, el osteópata trabaja sobre aquellos componentes del organismo que permitirán al paciente adaptar-se lo mejor posible a su problema. Persigue potenciar la capacidad de adaptarse y compensar adecuadamente su/s lesión/es.

En mi opinión, el motivo por el qual la Osteopatía resulta difícil de definir reside en un hecho que es a su vez su gran virtud y su gran enemigo. La Osteopatía es una medicina sobre la cual se aplica una filosofía terapéutica. Dicha filosofía se basa en los principios formulados por A.T Still pero permite una interpretación subjetiva a cada osteópata en función de su abordaje, y su visión del paciente. Eso implica que hay tanta osteopatía como osteópatas hay. Consideramos a cada paciente un sujeto único, con una historia única y en un momento concreto de su proceso. La medicina osteopática, aunque tiene unas líneas generales de actuación definidas, no posee protocolos de actuación y cada tratamiento es único e irrepetible aunque dos pacientes presenten la misma clínica. Según mi parecer, esta visión del “acto terapéutico”, esta personalización del tratamiento, contribuye enormemente al éxito del abordaje osteopático ya que ni todas las personas son iguales ni se ven afectadas de la misma manera ante las disfunciones que sufren. Por otro lado, esa imposibilidad de objetivar y protocolizar nuestra terapéutica, provoca una extrema variedad de abordajes que, no solo dificulta la definición de lo que hacemos, sino que además a menudo genera desconfianza entre otros profesionales sanitarios y pacientes que ven grandes diferencias entre osteópatas.

La Osteopatía es una terapéutica que precisa tiempo con el paciente, tiempo para comprender los “secretos” que esconde su motivo de consulta y tiempo para establecer un diálogo palpatorio con los tejidos. Es una medicina joven, con un futuro prometedor, pero con grandes retos por delante. El reto de buscar el equilibrio entre la gran diversidad de abordajes, el reto de unir al colectivo bajo unos standards de calidad académica y profesional de alto nivel, el reto de acercarnos al método científico sin perder la esencia de los principios osteopáticos, el reto de transmitir los preceptos de los clásicos pero con la valentía de cuestionarlos continuamente, el reto de escribir, el reto de alejarnos del “oscurantismo” terapéutico, el reto de dar a conocer lo que hacemos a pacientes y profesionales sanitarios, el reto de regular la profesión y sobretodo, de hacerlo como profesión sanitaria de primera intención.

4 Responses to Sobre la Osteopatía

  1. verosteopata dice:

    Apreciado compañero, aprendo mucho con tu Blog que leo atentamente, yo desde el comienzo de mis estudios (algo nuevo en España) RCU, estudié desde una perspectiva holística, relacionando siempre las partes y áreas de estudio.
    Al leer tu trabajo pienso: que diferentes formas de trabajar hay en la osteopatía y sin embargo, estoy convencída de que nos podemos aportar los unos a los otros. Personalmente, me interesa mucho la osteopatía craneosacral basada en el trabajo de Sutherland, conoces investigación clínica al respecto en español o inglés? Creo que tal vez, puede aportar algo al tema de tu último artículo. Yo no he encontrado mucho, por eso te lo consulto ya que he leído; estás en el tema de investigación.
    Gracias, una vez más por tus escritos; compartir y extender tus saberes!!
    Mi Blog: http//:verosteopata.wordpress.com

    • osteobcn dice:

      Hola Vera, gracias por tu comentario

      Aqui te dejo la última revisión sistemática hecha en relación a la Osteopatía cranial.

      http://www.jaoa.org/content/111/12/685.long

      Un Saludo

      • verosteopata dice:

        Gracias, Gerard por el artículo que he leído detenidamente, tal y como era mi sensación al respecto, el texto concluye con que la investigación sobre la osteopatía craneal es escasa y los resultados muy variados, eso es algo que he observado, entre otras cosas. Por fortuna, parece ser, hay personas dentro de la Osteopatía interesadas en la investigación de esta herramienta tan poderosa y aún algo misteriosa, si se me permite; de ahí este trabajo recopilatorio que me envíaste. Gracias , otra vez!! Un Saludo. Verónica

  2. Carla Garcia dice:

    Muy interesante el articulo siempre es interesante ver a personas hablar sobre la osteopatia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: