Sobre el tratamiento con Ozono

No son pocas las veces en que un paciente me pide opinión sobre los tratamientos con Ozono. Especialmente aquellos afectados de problemas discales, aunque en los últimos meses, veo más pacientes a los cuales se les recomiendan estas intervenciones para otros problemas como condromalacias, tendinopatías o incluso problemas en la ATM. Cansado de dar respuestas vagas debido a mi desconocimiento acerca del tema, me decidí a buscar evidencia sobre el tema. En mi búsqueda he encontrado un poco de todo pero en esta entrada os quiero hacer mención de una revisión sistemática que ha acabado por posicionarme en relación a este tema. La revisión, hecha en 2008 por el ministerio de sanidad y consumo, está en castellano y localizó 167 estudios de los cuales fueron analizados 56 que cumplían los criterios de inclusión.

Para ahorrar tiempo de lectura y, aunque nunca debe hacerse esto, os dejo aquí transcritas las conclusiones de la revisión ya que creo son claras y meridianas y quizás os sirvan para contestar a las preguntas de vuestros pacientes:

Leer más de esta entrada

Anuncios

Cuando la curva cambia: Charnelas Vol 1

Los que me conocéis sabéis de mi interés acerca del comportamiento mecánico de las llamadas charnelas vertebrales así como de sus importantísimas relaciones neurológicas (especialmente autonómicas). En mi práctica habitual constato con frecuencia la implicación de estas zonas de intersección tanto como fuente de clínica, como áreas de compensación a patrones biomecánicos alterados o a lesiones concretas.

Inexplicablemente no se dispone (o yo no he encontrado) de mucha bibliografía o evidencia de su comportamiento. Existen algunas teorías que tratan de explicar su comportamiento en el conjunto del raquis pero todavía no he encontrado ningún estudio suficientemente amplio acerca de este tema o específicamente centrado en este tema (cualquier aportación será bienvenida).

Una de mis teorías preferidas proviene de la osteópata Caroline Stone y de su primer libro “Science in the art of Osteopathy”. En él aborda la importancia de las charnelas vertebrales como zonas donde el eje de rotación global de cada curvatura cambia. De esta manera, el eje global a nivel cervical se encuentra por detrás de las vértebras cervicales, a nivel C/D traspasa anteriormente el canal medular y se posiciona por delante del plano facetario volviendo otra vez a detrás al traspasar la charnela T/L. La estructura espinal en forma de curvas y el mecanismo de disipación de carga mecánica a través de movimientos oscilatorios (rotaciones) entre los diferentes elementos vertebrales, hace que  el eje global de rotación tenga mucha importancia en el duro trabajo de soportar la gravedad. En este mecanismo, las charnelas juegan un papel fundamental al poder, gracias a su estructura anatómica particular (facetaria), facilitar el movimiento oscilatorio. Según Caroline, las disfunciones en las charnelas, son frecuentemente la causa de dolores en zonas vertebrales inter-arco.

Leer más de esta entrada

Dando tiempo al “médico interno”

Esta semana un paciente me ha formulado de nuevo la pregunta ¿Porqué dejas tantos días entre visita y visita, no avanzaríamos más rápido acortando el tiempo entre visitas? Para esta pregunta tengo una respuesta automática, memorizada y en la cual creo firmemente. Ensalzo los principios osteopáticos y les explico que soy simplemente una ayuda para que el cuerpo haga el trabajo, que para ello necesita tiempo…etc

No obstante, una de las preguntas que a menudo me hago durante el tratamiento de mis pacientes es establecer cuanto tiempo dejo entre cada sesión. Dejando a un lado la logística que supone lidiar con cualquier agenda, veo entre mis colegas, una gran variabilidad de criterio en el momento de dejar actuar “al médico interno” después de nuestra intervención

Existen elementos claramente condicionantes como la edad del paciente, la agudeza o cronicidad del problema, el estado de salud general, sus antecedentes médicos y la profundidad y eficacia del tratamiento. Los osteopatas a menudo hablamos del “vitalismo” de la persona tanto para medir su capacidad de adaptarse a la disfunción como su capacidad de aceptar el tratamiento osteopático. No obstante, es ese vitalismo una percepción subjetiva de cada terapeuta o existe algún criterio para establecer una orientación?.

Leer más de esta entrada